Derechos Lingüísticos de las personas sordas

La prohibición por mas de 60 años de la Lengua de Señas Colombiana -LSC-, requería que se realizara un proceso de sencibilización tanto de los profesionales que estaban entorno a su educación, como a los padres de familia que permitiera su aceptamiento y posterior aprendizaje para con base a ello contar con un buen apoyo al momento de buscar su reconocimiento oficial frente al Gobierno

CAMPAIGN OBJECTIVES

1.-Reconocimiento de la Lengua de Señas Colombiana por el estado Colombiano.

2.-Mejorar el aspecto educativo, laboral, comunicativo y de derechos humanos de las personas sordas, interferido por la prohibición del uso de la LSC

HOW THE OBJECTIVES WERE ACHIEVED

Desde la fundación de FENASCOL en 1984 su principal misión fue la de buscar y defender los derechos de las personas sordas y especialmente el reconocimiento de la LSC que a través de diferentes procesos y especialmente el de incidencia política, logro conseguir en el año 1996 con la ley 324/96.

CAMPAIGN INNOVATIONS

Inicialmente en la primera década se realizaron 3 Conferencias Nacionales cuyas conclusiones permitieron debatir la situación educativa de las personas sordas y se inicio un cambio entre los profesionales y padres de familia, iniciándose desde el año 86 la enseñanza de la LSC y permitiendo gradualmente su aceptación

CAMPAIGN IMPACT

Luego de 20 años de lucha por la aplicación de la ley 324 de 1996, se ven los frutos de profesionales sordos con grados de maestría,(lo cual era utópico antes de la ley), reconocidos como sujetos de derechos y no de objetos de caridad, lo cual ha permitido no sean una carga para el estado sino sujetos útiles a su familia y contribuyendo al desarrollo del país.

CHALLENGES FACED

Mejorar el estatus de la Lengua de Señas Colombiana y especialmente el de conseguir se apruebe una política de educación bilingue para sordos (LSC/ESPAÑOL) que se imparta desde la primera infancia

LESSONS LEARNT

Se requiere un proceso previo de capacitación de las personas sordas de su identidad lingüística y cultural ya que ellos mismos rechazaban su propia lengua, lo que demoraba el proceso de aceptación dentro de la familia.

La Unidad de las personas sordas a nivel nacional a través de su federación, fue clave en el proceso